Sanación del alma: El/la niñ@ interior, el perdón y la gratitud

La Vida sabe que estamos sufriendo, sabe que hay sufrimiento y dolor dentro de nosotros. Entonces, diseña situaciones para que podamos ser conscientes de ese dolor y de ese sufrimiento.

Fueron situaciones que, suavemente, me fueron acompañando a través de mi Vida hasta ese momento en el que decidí aprender la lección.

Acepta las personas y situaciones tal como son, llora la situación si lo necesitas, siente el dolor, la rabia y la frustración, porque ahí se encuentra la verdadera sanación. Lo que juzgamos como feo e indeseable es parte de un plan perfecto. Todas las emociones y experiencias son neutras y cuando las aceptas en tu corazón, te sanas y te vuelves más poderos@. Todo lo no sanado, la vida te lo trae al presente.

El perdón es necesario para tu proceso de sanación y para salir del rol de víctima sin repetir escenarios disfuncionales. De niños aprendimos a irnos a la mente para sobrevivir y adoptamos estrategias de supervivencia desconectados del sentir. Tenemos muchas resistencias a sentir el dolor enquistado, nuestro niñ@ interior llama nuestra atención constantemente.

El perdón verdadero pasa por atender mi sentir, responsabilizarme al 100% de la creación de esa situación dolorosa, asumir que a veces no sabemos desde qué miedo inconsciente lo estamos generando, aceptar la sanación y agradecer el aprendizaje.

El AMOR Real Incondicional implica Aceptación, Perdón, Escucha y Respeto. DAR lo mejor de sí en coherencia emocional.

¿Te acompaño a soltar los traumas y dramas que impiden que tu alma vuele?