¿Tienes amor propio o eres dependiente emocional?

(Autogestión emocional, supera tus creencias limitantes y aprende de tus miedos)

Tu autosaboteador (ego) es el que te cuenta que te vas a quedar sol@, que no eres capaz, que te vas a quedar sin dinero, que te conformes, que trates de controlar, que aguantes, que algo falla contig@….

El ego siempre te invita a competir y a compararte. Escuchar a esa voz sólo provoca sufrimiento y miedos en tu mente, porque el miedo no es real.¡No le hagas ni caso!

El sufrimiento es el indicador que tenemos para saber si estamos en armonía con la Vida, la cual está regida por unas leyes Universales (leyes de la sincronicidad, ecuanimidad, correspondencia, evolución, etc) .

Cuando hay sufrimiento violamos esas leyes de acuerdo a la manera de interpretar lo que nos pasa, con las relaciones, utilizando unas creencias generalizadas e impuestas por la sociedad sin haberlas cuestionado ni experimentado.

Tener amor propio (estar conectad@ con tu esencia, Ser) implica atender tus necesidades y escucharte, respetarte, observar tus pensamientos y decirte cosas bellas: Repítete que eres dign@ de Amor y de todo lo bueno que la vida tiene para ti, que es un privilegio estar contigo… Recuerda que no hay nada que demostrar, nada que conseguir y nada que hacer para que te quieran, porque YA ERES AMOR.

Ser Espiritual no tiene nada que ver con una forma concreta de ser (complaciente, callado, obediente, correcto…); tiene que ver con estar en contacto con tu espíritu, con tu esencia. Ser honest@ y auténtic@ con lo que sientes (alegría, dulzura, ternura… pero también las emociones tan castigadas y políticamente correctas catalogadas como la ira, la rabia o la furia).

Los miedos son los que han forjado el ego en tu personalidad y te han llevado a adoptar numerosas estrategias de búsqueda de amor, máscaras para no sentir dolor, a permanecer en la sumisión, en la complacencia, en el control o a tratar de salvar a los demás.

Acepta tu dualidad, que todos tenemos sombras, y que esto es parte de la vida, y que asumirlo e integrarlo es parte del proceso. Asume tu oscuridad, y ámate con tus caprichos, tu ira, tu vagancia, tus salidas de tono. Sea lo que sea, está bien. Sé compasivo contig@ mismo, porque tienes derecho a equivocarte y no pasa nada.

No sientas culpa, pon límites, no dejes que nadie te haga de menos y vive en coherencia con tus pensamientos, sentimientos y acciones.

Hay formas de hacerte amig@ de tu mente y que te impulse a tener una vida plena y a ser feliz, ¿Te atreves a dar el paso? Existen muchas herramientas fáciles de llevar a cabo por cualquiera que se sienta vivo y conectad@ con la existencia.